Huachicoleo en Mazatlán afecta fuertemente a la ecología

Mazatlán, Sin.- El hallazgo de tomas clandestinas en los ductos de Pemex, o «huachicoleo» como coloquialmente se le conoce, no es un tema nuevo en Mazatlán, señaló David Ocampo Peraza, ambientalista.

Dijo que anteriormente ya se había reportado que esa zona, desde El muelle de la Puntilla por donde pasan los gasoductos hasta la colonia Esperanza, donde está la planta de almacenamiento de combustible, era una bomba de tiempo.

«Los que tenemos mucho tiempo viviendo aquí en Mazatlán hemos dicho que esa zona es una ‘bomba de tiempo’, porque se descarga muchísimo combustible por ahí, cualquier fuga, cualquier incidente y desaparece una buena parte de la ciudad», señaló.

El problema es latente, pues las tuberías pasan prácticamente por debajo de las casas y comercios, por lo que toda esa zona es de riesgo. Comentó, que incluso debe haber una delimitación para prohibir que se realicen construcciones o edificaciones a cierta distancia de los ductos.

Agregó que debe existir un programa de manejo y vigilancia y las autoridades correspondientes deben mostrarlo a la población, también se debe de mostrar el programa para la prevención de riesgos y de protección en caso de desastres.

El daño, en caso de ocurrir algún incidente, pudiera repercutir directamente al mar, a la flora y fauna del estero y la calidad de los productos de ahí extraídos y que la gente de la región consume.

De este nuevo hallazgo, mencionó, debe haber culpables y responsables, las autoridades encargadas deben esclarecer cuántas tomas clandestinas y cuántos responsables han encontrado, cómo se vigila, cómo se denuncia, cómo se detiene y qué castigos hay para los culpables.

«Debe de haber un programa de atención, cuidado y mantenimiento para poder prevenir posibles fugas que puedan incendiar todo el sistema. Dentro de ese programa deben existir también las posibles fuentes de contaminación, si hay una descarga a dónde va a ir, qué repercusiones tiene, de entrada sabemos que es una repercusión directa que va a afectar a la flora, a la fauna, a la calidad de los peces que consumimos en la región», mencionó.

«¿Qué medidas preventivas tiene Pemex para resolver un tema de esa naturaleza, Profepa, Semarnat e incluso el gobierno municipal deben exigir a ese documento», añadió.

Hasta el momento lo que se sabe es el hallazgo de 10 tomas clandestinas al interior de una bodega en la colonia Obrera, luego de una denuncia por el fuerte olor a combustible el viernes 5 de noviembre por la tarde-noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *