Local

Revienta crisis en el Partido Sinaloense con desbandada

Voces del partido apuntan al Tercer Piso como una operación para minar las aspiraciones de Cuén a la Senaduría

Culiacán, Sin.- El líder moral del PAS, Héctor Melesio Cuén Ojeda, no siente lo duro sino lo tupido, se le han venido de a montón: renuncias, humillaciones, descréditos y como lo sentenció el diputado del mismo partido Gene René Bojorquez: «se verán cosas peores.»

Un día y otro también, Cuén Ojeda anda en boca de todos, para empezar es el funcionario incómodo número uno del gabinete del gobernador, por otro lado, le salen adversarios hasta por debajo de las piedras, algunos dicen que lo quieren descarrilar para que no llegue al 2024 a la Senaduría, gente cercana a él, asegura, que nada lo hará desistir, pero sus adversarios políticos, no le dan tregua.

Se ha dicho una y otra vez que Cuén Ojeda renunciará a la Secretaría de Salud, incluso hay quien se ha atrevido a señalar que ya presentó su dimisión, sin embargo, ahí sigue el funcionario, sin saber a ciencia cierta a que le tira, el gobernador a ponderado su trabajo, pero le critica que empate su encargo institucional con el trabajo partidario.

SIN SORPRESAS
El golpeteo político no le da tregua al Partido Sinaloense y como bien dice el diputado del PAS Gene René Bojórquez: en política no hay sorpresas… Hay sorprendidos ante las renuncias que se están dando al interior del partido y «las que vienen», admite.

Entre diputados y gente cercana a los liderazgos del PAS, hasta el martes había versiones de que por lo menos dos legisladoras y un legislador: Rosario Sarabia, Verónica Bátiz y Martín Vega abandonarían el PAS, este miércoles se confirma la renuncia de la diputada Rosario y el diputado Martín Vega, mientras que Verónica Bátiz Acosta, mantiene negociaciones con la dirigencia.

Incluso las versiones se trasladan hasta los municipios, donde se habla de que otra que pudiera seguir los pasos de las alcaldesas de Cosalá y del Rosario, es la presienta municipal de Mocorito, María Elizalde Ruelas.

Cabe recordar que el PAS ganó seis alcaldías, pero una vez que ganó el alcalde de Mazatlán, Guillermo Benítez pintó su raya, se deslindó, le quedaban cinco, ahora con la renuncia de Carla Corrales de Cosalá y Claudia Valdez Aguilar del Rosario, le quedan tres y si María Elizalde decide abandonar las filas que la llevó al poder, el Partido Sinaloense verá mermado su capital político.